Volver

Arranca la Prosperidad Democrática

julio 28, 2010

Julio José Orozco
Abogado Comercialista de la firma OROZCO Legal & Co.
www.orozco.legal
j.orozco@orozco.legal

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Diario LA REPÚBLICA / Asuntos Legales

En líneas pasadas exaltamos la convocatoria del Dr. Juan Manuel Santos, por él bautizada “Prosperidad Democrática”, y cómo ésta caló profundamente en nosotros los abogados, por traducirse, necesariamente dentro del ámbito jurídico del país, en una verdadera revitalización del principio de la seguridad jurídica.

Pues bien. A pocos días de inaugurarse el cuatrienio de la prosperidad, muchos son los signos que confirman, que desde el nuevo ejecutivo, vendrán serias posturas indicativas del respeto por el estado de derecho formal; respeto que esta democracia ansía conservar. La resucitación del Ministerio de la Justicia y del Derecho, junto con el sonajero de ilustres nombres que la prensa juega para ocuparlo, es sin duda el primer paso que el gobierno entrante da para la consecución de 3 urgentes escenarios:

1. El escenario de la armonía entre los poderes públicos, presupuesto de la democracia, tal y como lo probó Karl Lowenstein en su destacada teoría de los controles verticales y horizontales del estado.

2. El escenario de la política criminal del estado en potencialidad pura, lo que significa una Fiscalía General de la Nación en paralelo al horizonte indicado por el primer magistrado de la nación, lejos de la interinidad, por tanto más cerca de la plena autoridad, y ojalá con origen netamente en el ejecutivo, como debe ser.

Y 3. El escenario que permita condenar al ostracismo permanente, aquella incipiente cultura del desacato, de la que poco a poco se venía infectando nuestra nación. El claro anuncio de fortalecer los canales institucionales, y de respetar y respaldar las decisiones de los jueces, es una muestra de la virtud que seguramente encontraremos en los nuevos funcionarios del ejecutivo; indicio que permite deducir que primaran los conductos regulares sobre los sensacionales, es decir, prevalecerán aquellos que materializan la seguridad jurídica.

Estos tres escenarios, consolidados, autorizarán al ejecutivo para que logre además una democrática y elevada concertación en temas sobre el fortalecimiento del aparato de justicia; la necesitada reglamentación específica a la acción de tutela y sus desbarajustados efectos sobre las sentencias y los fallos; una reformulación, -quizás a nivel de alta consejería presidencial-, de la dirección de la defensa judicial de la nación; la modernización real del sistema penitenciario y carcelario; el análisis sobre qué hacer con el mal inventariado cúmulo de bienes a órdenes de la Dirección Nacional de Estupefacientes, entre muchas otras cosas.

El entrante gobierno, elevadamente perfilado como lo hemos registrado sin dubitación, permitirá seguramente que estos nuevos y frescos apéndices de la seguridad democrática, maduren para convertirse en patrimonio del país.

Julio José Orozco O.
OROZCO Legal & Co.
www.orozco.legal
Copyright © 2006 – 2016

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *